Noticias de Deportes

Máquina de Noticias es tú fuente para Noticias de Deportes

Por favor haz clik en el '+' para leer más, o haz clik en el '-' para cerrarlo la sección

El exfutbolista Fernando Torres, exjugador entre otros del Atlético, ha afirmado este jueves que ve «muy bien» al conjunto colchonero y que, «cuando más dudas hay» sobre su estilo, «más arriba termina» en torneos de exigencia como la Champions, para cuyos octavos de final se clasificó ayer tras vencer al Lokomotiv de Moscú (2-0). «Yo al Atlético lo veo siempre bien. Lo sigo, sigo estando en contacto con mis compañeros, con el club. Está siendo una temporada, como todas a estas alturas, con momentos bajos, altos... Pero al final sigue estando en una posición en la que siempre nos hemos sentido más fuertes, quizá un poco más atrás que los últimos años, pero una posición de la que el Atleti siempre arranca con más fuerza», aclaró después de inaugurar el 'Cruyff Court Fernando Torres' en su colegio fuenlabreño. El exdelantero colchonero consideró que ahora es cuando empieza «la parte más importante del año», donde el equipo tendrá que dar «un poco más» para buscar cada título. «Siempre que ha habido dudas, el equipo responde mejor. El equipo ha demostrado siempre que, cuando más dudas hay, mejor responde y más arriba termina», reiteró. Falta de gol En este sentido, Torres comentó al respecto de su exequipo que «siempre ha estado rodeado de dudas», pero que igualmente se ha «sobrepuesto» a todas las malas rachas. «Es una historia que llevo escuchando desde que empecé con 17 años, siempre falta gol. Entonces cuando no falta gol, es que se encajan muchos; y cuando no, es que no hay juego. Siempre hay motivo para volcar las críticas», remarcó. «Buenos jugadores hay, goleadores hay, jugadores de creación también; si ahora están marcando menos goles, ya los marcarán. Lo importante es que el equipo tenga claro lo que quiere hacer. Yo recuerdo que el año que llegamos a la final de la Champions también había muchas dudas. Es muy pronto para hacer valoraciones y muy pronto para criticar y castigar al equipo, cuando siempre acaba dando la razón a la manera que tiene de hacer las cosas", sentenció. El madrileño reconoció que el Atlético ha perdido «jugadores muy importantes», como Juanfran, Godín o Griezmann, considerados «pilares fundamentales» para Simeone, cuyos planes necesitarán tiempo para «reconstruirse». «Hay que recuperar esa solidez y esos mecanismos que ya tienes mecanizados. Pasa en todos los equipos; cuando pierdes piezas clave, hay un periodo para reajustar y no hay tiempo», recalcó. «El Atleti está por encima de todo y de todos. La unión es la que ha hecho la fuerza durante toda la historia, cuando ha habido dudas y división. Volver a recordar cuando la gente lloraba por ser del Atleti es lo que hay que recuperar. Estamos acostumbrados a esto. Es normal cuando un equipo está dando un paso al frente. Hay que buscar el lado positivo y saber que la gente espera más. Ellos mismos quieren más. Todos ellos quieren ganar», aseguró. Además, 'El Niño' reconoció el «talento» del delantero portugués João Félix, al que «da gusto ver jugar» cada jornada. «Por lo que sé y me cuentan, es un chico humilde, tranquilo y trabajador. Muy centrado, y eso es lo que necesita en ese momento, que se tenga paciencia con él, que no pare y no tenga momentos de pausa. Yo lo veo bien, que cada vez va cogiendo más responsabilidad y eso es importante», subrayó. Sobre los pitos hacia Koke y Simeone en las pasadas jornadas ligueras, Torres recordó que es necesario «seguir apoyando a los jugadores y evitar los pitos que no reflejan el sentir de una afición que siempre se ha volcado». «Yo estuve cuando pasó eso y son momentos en los que la gente tiene que reflexionar y hacer valer su apoyo a jugadores como Koke, que son leyendas», añadió.

Josep Maria Bartomeu, presidente del Barcelona, aseguró este jueves que el clásico entre el conjunto azulgrana y el Real Madrid «se jugará» el próximo 18 de diciembre en el Camp Nou tal como estaba previsto «y no se volverá a aplazar». Bartomeu, que asistió este mediodía a la tradicional comida de Navidad que el club celebra con la prensa por estas fechas, insistió en dar carácter de normalidad al encuentro en el que probablemente los dos equipos se jueguen el liderato de la Liga Santander. «Es responsabilidad de todos nosotros que el c lásico se juegue. Sabemos que vivimos un momento político y social complejo, pero estoy convencido de que se puede jugar un partido de fútbol y hacer también reivindicaciones cívicas y pacificas», afirmó durante su parlamento. En este sentido, al máximo dirigente de la entidad azulgrana no parece preocuparle el llamamiento que ha hecho Tsunami Democràtic al independentismo para que acuda el día del partido al Camp Nou para participar en un acto de protesta por la sentencia del proceso soberanista catalán. «Nuestro estadio ha sido históricamente una espacio de libre expresión. Los animo a venir al Camp Nou, que vengan en familia, con amigos, como siempre.Y que gane la deportividad», concluyó. El partido, de la décima jornada de liga, iba disputarse el 26 de octubre pero fue aplazado por la federación española por «causas excepcionales» relacionadas con las protestas que alteraron el orden en las calles de Barcelona tras la sentencia del proceso soberanista.

La decisión de Tiger Woods de escogerse a sí mismo como jugador para la Presidents Cup no dejó de ser controvertida. Por un lado, nadie cuestionaba su capacidad para jugar esta semana, sobre todo cuando había ganado tres torneos en trece meses y había vuelto a ser el de antes; una clasificación numérica no debía dejarle fuera de una competición por equipos tan atractiva. Sin embargo, enfrente había otras voces que argumentaban que un capitán (puesto en el que debutaba el californiano en esta edición de Merlbourne) debía estar centrado solo en dirigir y no compaginarlo con la lucha directa en el campo. Después de lo visto en la primera jornada, parece que los segundos estuvieron más acertados en su planteamiento. El Tiger jugador volvió a ser el martillo de antaño y junto a su compañero Justin Thomas dieron buena cuenta del dúo internacional, Niemann y Leishman, por un apabullante (4 y 3). Sin embargo, en cuanto dio la mano a sus rivales y cambió su función por la entrenador, todo cambio radicalmente. Las parejas que había confeccionado no mostraron la magia necesaria y fueron cayendo en cascada ante la mejor estrategia de su homólogo, Ernie Els. El surafricano, muy concienciado por jugar en casa y por conseguir el segundo trofeo de la historia para su bando, no ha tenido pegas en ceder el protagonismo a los estadounidenses. Llegaban como favoritos, con una estrella en el banquillo, y también con la presión de una victoria que s eles daba por supuesta. Mas la inteligencia y la calma de Els le hizo preparar unas parejas que extrañas como poco, mostraron mucha más garra y compenetración que las norteamericanas. La que más sorprendió fue la de Oosthuizen - Ancer, y a la postre fue la más efectiva de las que quedaban en el campo. El veterano Loui se compenetró perfectamente con el mexicano y dejaron con un palmo de narices a Woodland - Dustin Johnson (4 y 3). Más igualados resultaron los otros choques, aunque todos ellos acabaron resueltos a favor de los internacionales. An - Scott vencieron a Finau - DeChambeau en el hoyo 17 (2 y 1) mientras que Im - Hadwin y Pan - Matsuyama superaron a Cantlay - Schauffele y a Reed y Simpson por el mismo resultado (1 arriba). Es cierto que aún quedan veinte puntos en juego y esto no ha hecho más que comenzar, pero Woods va a tener que dar un giro a sus planteamientos si quiere retener la Copa. De momento, en la segunda jornada va a volver a jugar junto a Thomas y esperará que la inclusión de Kuchar y Fowler le dé más picante a su equipo. Todos los partidos se podrán seguir en directo en Movistar Golf la próxima madrugada (de 01 a 06 h).

Thu, 12 Dec 2019 13:47:31 +0100

El sorteo de octavos de la Champions del lunes presenta varios posibles enfrentamientos con morbo, entre ellos el que mediría al Real Madrid con la Juventus. Sería el reencuentro de Cristiano Ronaldo con su antiguo club, aunque el portugués tiene claro que no es algo que le apetezca: «El Real Madrid es un equipo extraordinario, pero prefiero verle más tarde. Firmaría para cruzarme con ellos en la final». La Juventus, cabeza de serie tras ganar el grupo D, en el que también estaba el Atlético , es uno de los grandes cocos del sorteo para los equipos que quedaron segundos de grupo. Cristiano no ha pasado por buenos momentos en el último mes, pero asegura que los problemas físicos que le han impedido rendir al mejor nivel ya son cosas del pasado: «Me siento bien.. Estuve cuatro semanas con un pequeño problema de rodilla, pero ahora estoy bien. Las cosas están mejorando, incluso personalmente para mí. Jugamos mejor y estamos ganando más y más confianza». Cristiano pasó varios momentos de dificultad en el partido ante el Leverkusen por culpa de los aficionados que saltaron al campo para hacerse fotos con él. Uno de ellos le agarró del cuello antes de ser empujado por los servicios de seguridad, provocando el enfado del portugués.

La selección española ultimará la preparación para la Eurocopa 2020 con un encuentro amistoso ante Portugal, partido que se jugará el 5 de junio en el Wanda Metropolitano de Madrid a partir de las 19.30 horas. El encuentro se enmarca dentro de la concentración que desarrollará el conjunto que dirige Luis Enrique en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, lugar elegido para poner a punto el conjunto antes de afrontar la fase final de la Euro y sus tres partidos de la fase de grupos en Bilbao ante Suecia, Polonia y un ganador de los playoffs. Será el tercer amistoso que jugará España tras los que disputará en marzo ante Alemania, también en el Wanda Metropolitano, y frente a Holanda en el Johan Cruyff Arena de Ámsterdam. España y Portugal no se enfrentan desde el encuentro que dirimieron el 15 de junio de 2018 en junio, en partido de la fase de grupos del Mundial de Rusia 2018, que concluyó con empate a tres tantos, con doblete de Diego Costa y diana de Nacho Fernández, por la Roja, y triplete de Cristiano Ronaldo por los lusos. La selección española de hecho no gana a su vecino desde el 29 de junio de 2010 con el 1-0, con gol de David Villa, de los octavos de final del Mundial de Sudáfrica, choque disputado en Ciudad del Cabo y que supuso un paso adelante camino del título universal que logró el cuadro que dirigía Vicente del Bosque.

La vuelta de Kawhi Leonard a Toronto, donde la temporada pasada guió a los Raptors al primer anillo de su historia, se ha saldado con victoria de Los Angeles Clippers (92-112), mientras que Phoenix Suns también ha encajado una nueva derrota en casa frente a Memphis Grizzlies (108-115). Los prolegómenos del Raptors-Clippers sirvieron para que la afición canadiense homenajeara a Leonard, que recibió su anillo de campeón y fue recibido con mucha calidez por sus antiguos compañeros, entre ellos los también campeones Marc Gasol y Serge Ibaka. Sin embargo, con el balón en juego, el alero (23 puntos) no tuvo piedad y lideró el contundente triunfo del equipo californiano, que cimentó su victoria con un gran segundo cuarto en el que se apuntó un parcial de 37-14. Los Clippers, con siete jugadores en dobles dígitos de anotación, controlaron el juego en la segunda parte para imponerse con autoridad ante un rival comandado por Pascal Siakam (24) y en una noche aciaga de Ibaka, que abandonó el parqué sin anotar tras fallar sus ocho lanzamiento de campo. Mejor le fueron las cosas a Marc Gasol, mostrando de nuevo su versatilidad con 9 puntos, 11 rebotes, 6 asistencias y 3 robos. Por su parte, los Suns no aprovecharon la visita de Memphis Grizzlies, antepenúltimos en la Conferencia Oeste, y volvieron a tropezar para dejar su balance en 11-13, aunque todavía conservan la peleada octava posición. Ricky Rubio volvió a brillar con 22 puntos y 8 asistencias, pero su equipo acusó la noche irregular de su estrella Devin Booker (6/17). De la mano de Dillon Brooks (27) y Jaren Jackson (24), los visitantes conquistaron el Talking Stick Resort Arena y sentenciaron el duelo con un impresionante mate del 'rookie' Ja Morant en los instantes finales.

En apenas seis días el mundo volverá a paralizarse con otro Barcelona-Real Madrid, el enfrentamiento futbolístico por excelencia. Más allá de las especiales connotaciones del clásico del 18 de diciembre, que debía haberse celebrado ya el 26 de octubre, los Barça-Madrid son casi siempre sinónimo de un gran espectáculo por la cantidad de talento reunido en menos de una hectárea. Una buena muestra de ello se encuentra en el vídeo recopilado por La Liga, que recoge el Top 10 de goles de los clásicos de los últimos años, una selección en la que aparecen, entre otros, Ibrahimovic, Messi, Iniesta, Cristiano Ronaldo o Benzema.

Thu, 12 Dec 2019 11:09:21 +0100

Mi deseo es que el clásico no pueda jugarse y que el independentismo tope con el límite de su incompetencia. Cataluña es una nación deportiva, según sentencia de Arcadi Espada, y si durante el franquismo el Barcelona fue la metáfora del catalanismo, desde que Messi llegó y la política catalana se convirtió en el museo del incompetente, el zafio y el gafe, sucede exactamente al revés y la única victoria que el secesionismo podrá permitirse en todo este proceso es meterle una manita al eterno rival, creyendo que derrota a España. Mi deseo es que el clásico no llegue a jugarse y que el independentismo, como los palestinos, continúe sin perder una oportunidad de perder una oportunidad y se arrebate a sí mismo, en su máxima estulticia, su única gloria. Un 0 a 3 federativo, por imposibilidad de celebrarse el encuentro, sería el mejor revulsivo para tanto soñador incauto que se equivoca de sustancia y de categoría y no entiende la tragedia que está a punto de provocarse. Si yo fuera el Madrid patrocinaría de escondidas a Tsunami, porque tal como está en Barça en los últimos partidos, la única manera que tendrá el Madrid de ganarnos en el Camp Nou es si cuatro macacos de Verges o Masquefa le hacen el favor de invadir el terreno de juego. Nunca desprecio al enemigo y doy por hecho que será tan inteligente o más que yo. Y aunque es evidente que en el caso de los independentistas es un exceso, persevero en mi prudencia y me niego a creer que sean tan estúpidos de creer que las gamberradas, por muy televisadas que sean, acercan a la independencia y que tiren a la basura una perfecta oportunidad de dejar en bragas al Madrid. De verdad, no me creo que sean tan imbéciles, pero esta tarde por si acaso he llamado a mi querido Florentino Pérez y le di el contacto de dos viejos conocidos que mandan en Tsunami: contra Messi sólo queda la barbarie. Y a pesar de su extrema petulancia, la barbarie suele venderse barata, y estos que ahora amenazan con cortar las calles son los que cuando se aplicó el artículo 155, en lugar de mantenerse en pie y dar la cara, se aferraron a su sueldo como ratas cobardes. Soldaditos de lo gratis, vayan pasando. La nación deportiva cierra el círculo en el Camp Nou para disparar contra Messi, su único héroe verdadero, y contra su única redención posible que es una victoria del Barça. La mayor tragedia nunca te la procura el ejército enemigo sino tu avara ignorancia.

Thu, 12 Dec 2019 09:39:30 +0100

Ha tardado, pero por fin hay imágenes del esperado reto entre Lewis Hamilton, seis veces campeón de Fórmula 1, y Valentino Rossi, nueve veces campeón mundial de motociclismo. Los dos pilotos, auspiciados por la marca de bebidas Monster, intermcabiaron sus monturas el pasado lunes en el circuito de Cheste: Hamilton se subió a la Yamaha M1 de Rossi y el italiano probó el Mercedes W08 con el que el británico se proclamó campeón en 2017.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr"> <a href="https://twitter.com/ValeYellow46?ref_src=twsrc%5Etfw">@ValeYellow46</a> driving a <a href="https://twitter.com/F1?ref_src=twsrc%5Etfw">@F1</a> car<br> <a href="https://twitter.com/LewisHamilton?ref_src=twsrc%5Etfw">@LewisHamilton</a> riding a <a href="https://twitter.com/hashtag/MotoGP?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#MotoGP</a> bike <br><br>Two of the biggest motorsport legends swap their machines to put in some laps together... not something that happens everyday! <a href="https://twitter.com/hashtag/LH44VR46?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#LH44VR46</a> <a href="https://twitter.com/MonsterEnergy?ref_src=twsrc%5Etfw">@MonsterEnergy</a> <a href="https://t.co/UOXYYQDm3g">pic.twitter.com/UOXYYQDm3g</a></p>&mdash; MotoGP™ (@MotoGP) <a href="https://twitter.com/MotoGP/status/1205019831663247361?ref_src=twsrc%5Etfw">December 12, 2019</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Tras sendos briefings, en el que cada uno de los pilotos enseñó al otro los secretos de su montura, ambos tuvieron la oportunidad de salir a la pista juntos. Después, Rossi cambió el monoplaza por la moto y pudo guiar a Hamilton para que el piloto de F1 le siguiera el ritmo. «Lewis estuvo brillante encima de la moto, y creo que se lo pasó de maravilla por la cara que tenía cuando se bajó», explicó Rossi en un comunicado de Yamaha. «Por mi parte, ya había tenido la oportunidad de probar un Fórmula 1 en el pasado (se subió al Ferrari en dos ocasiones), pero desde entonces han cambiado muchas cosas. Una vez que encontré el ritmo puede apretar bastante. ¡No quería que acabase!».

El clásico se celebrará con normalidad. Los Mossos d’Esquadra tienen el total convencimiento de que el partido de Liga entre el Barça y el Madrid del próximo miércoles en el Camp Nou va a poder disputarse sin que la protesta independentista convocada por Tsunami Democràtic altere ni la hora ni el normal desarrollo del partido. Fuentes de la policía autonómica precisaron ayer que cuentan con suficiente número de efectivos como para garantizar que la amenaza de boicot secesionista no va a consumarse. Tsunami, la plataforma emboscada en el anonimato e investigada por la Audiencia Nacional por terrorismo, asegura contar con 18.000 inscritos para desarrollar la protesta, una cifra a la que podrían sumarse más activistas a los que, al margen de las acciones que puedan llevarse a cabo dentro del estadio, se ha convocado a primera hora de la tarde en cuatro puntos cercanos al Camp Nou. Uno de estos puntos, en la avenida Joan XXIII, coincide con el trayecto de unos pocos centenares de metros que debería realizar el autocar del Real Madrid para acceder al estadio desde el Hotel Sofía, donde a priori se concentrará. Es este uno de los puntos que más preocupa a la policía catalana, que no obstante asegura tener suficiente fuerza como para organizar un pasillo que garantice el acceso de jugadores y cuerpo arbitral al campo en tiempo y forma. «El partido empezará a su hora», se insiste en los Mossos, que no consideran necesario contar con la ayuda de la Policía Nacional o de la Guardia Civil, cuerpos a los que sin embargo se invitará a participar en el centro de coordinación policial que se abrirá el mismo día. El dispositivo, que en un Barça-Madrid ya es de máximos, más en el actual nivel de alerta terrorista, será el habitual y no se prevén medidas adicionales. Cosa distinta es lo que suceda en el interior del estadio. Tsunami ha pedido a socios o personas con entrada que lo comuniquen a través de su «app» para poder realizar algún tipo de acción. A modo de chantaje, la plataforma ha señalado que sólo si se permite la exhibición, en la grada y en el césped, de una pancarta con el lema «Sit and talk», reclamando diálogo al Gobierno, el clásico se desarrollará con normalidad. En el interior del Camp Nou será la seguridad privada del club, y no los Mossos, la encargada de que no se exhiban pancartas ofensivas, de acuerdo con la normativa de LaLiga. Hasta ahora el criterio del Barcelona ha sido el de permitir en la grada todo tipo de expresiones políticas, desde banderas esteladas a la gran pancarta reclamando en inglés la libertad de los presos políticos que se coloca al inicio de los encuentros. Otra cosa distinta sería que la pancarta que reclama Tsunami se colocase en el césped, lo que implicaría obviamente la participación activa de la entidad. En paralelo, la posibilidad de que el independentismo tratase de llevar a cabo una invasión de campo o cortar la señal televisiva no es contemplada por los Mossos, que solo intervendrían en el interior del estadio en caso de darse una situación que desbordase a los vigilantes privados.

No se puede decir que el Atlético llegara al decisivo partido contra el Lokomotiv en su mejor momento. Las sensaciones en Liga han dejado al equipo muy tocado en el campeonato doméstico y las últimas dos derrotas en la Champions le obligaban a no fallar en el Metropolitano; y no falló. Al término del partido, Simeone reconoció la complicada situación con la que se afrontó esta cita: «Todos necesitábamos estar en octavos de final y trabajamos en consecuencia para lograrlo. Había mucha presión por los partidos anteriores. Lo peor fue empezar con el penalti fallado, pero ni siquiera así hubo una gota de negatividad en el ambiente». Los futbolistas respondieron sobre el terreno de juego y mostraron una versión que, si bien no es muy diferente a la de los últimos partidos, esta vez sí estuvo acompañada por el gol. El gol, esa maldita asignatura pendiente que tantos dolores de cabeza le está causando a los rojiblancos. Aun así, pese a la presencia testimonial del Lokomotiv en Madrid, el Atlético tardo casi una hora en cerrar el partido. «Lo mejor sigue siendo la cantidad de ocasiones que hemos generado. Cuando tengamos más calma, asistamos a un compañero cuando está mejor colocado y seamos menos egoístas, estaremos mejor», remarcó el entrenador argentino. Como contra el Villarreal, el Barcelona, la Juventus o el Granada, la falta de puntería volvió a ser la tónica habitual. Tanto fue así que ya en el minuto dos Trippier había errado un penalti que detuvo Kochenkov para desviarlo al poste. Una cuesta arriba que, al contrario que en otras ocasiones, el Atlético sí supo encarar, ayudado en todo momento por un Metropolitano entregado: «Lo más importante fue la gente. No se mostró nuestra realidad de la Liga, se empezó con el penalti fallado y se siguió respondiendo. Había optimismo y eso nos generó hacer un gran partido como equipo», elogió Simeone. Lo que le viene al Atlético Al margen del resultado y la clasificación, la victoria deja un poso más que agradable por la buena imagen dada. La defensa se acerca poco a poco a la seguridad de antaño -mención especial a Felipe, que por destacar ayer hasta vio puerta tras un complejo remate- y Joao Félix parece asumir cada vez más galones desde que regresó de su lesión. Esto se refleja en el juego, más vistoso en muchos tramos que a comienzo de temporada: «Hemos atacado bien posicionados, con los laterales, con el partido importante de Joao Félix... Tendríamos que haber cerrado el marcador antes, pero tuvimos que esperar», analizó Simeone. La condición de segundos de grupo les otorga a los rojiblancos muchas papeletas para que en el sorteo del próximo lunes les caiga un «coco». PSG, City, Liverpool, Bayern y Leipzig son los posibles rivales del Atlético, siendo los últimos los más asequibles, si es que se puede catalogar así a un rival de los octavos. «Tenemos las mismas opciones de seguir en la Champions que cuando empezamos. Nos enfrentaremos a uno de los cinco mejores equipos y hay que ir partido a partido». Antes, el Metropolitano acogerá el sábado el encuentro contra Osasuna. Será entonces cuando el equipo tratará de volver a la senda del triunfo en la Liga, en donde solo suma una victoria en los últimos seis partidos. Sobre este duelo, Simeone también se pronunció: «Todos estamos expuestos a lo que va pasando y si ganas está todo bien, pero si no lo haces, la cosa deja de estarlo. La situación no nos está acompañando en Liga, pero en Champions mejoró. Espero que en tres días podamos volver a entender el partido y la gente nos vuelva a acompañar».

Duodécima en el Mundial de 2015, undécima en el Europeo de 2016, undécima en el Mundial de 2017, duodécima en el Europeo 2018. Pero en 2019, España vuelve a codearse con las mejores. Explosión de alegría y abrazos en la cena cuando Montenegro venció a Suecia. Aun sin jugar, la selección nacional disputará sus terceras semifinales mundialistas, después de ocho años de ausencia. Un premio labrado en la pista con una primera fase impecable y rubricado con el billete para el preolímpico. Aunque dejarse empatar con Suecia y tropezar ayer con Rusia (26-36) había dejado un ambiente agridulce, la garra da sus frutos por fin y recupera el esplendor de aquel bronce mundial en 2011, bronce olímpico en Londres 2012 y la plata europea en 2014. Mañana, ante Noruega, otra oportunidad para luchar por una medalla. «Llegados a este punto, después de que la meta en rojo se consiguiera -el preolímpico-, ahora solo queda soñar. Ya echábamos de menos estas rondas. Y este grupo se lo merece», habla desde Japón Silvia Navarro, alma mater de aquella selección que mordió los metales más brillantes y de esta que quiere volver a saborearlos. Solo el DNI indica que la jugadora valenciana tiene cuarenta años. No lo dicen ni sus paradas, ni sus reflejos ni mucho menos su aura de imbatibilidad que ofrece en la pista, a pesar de su 1’67, y que se ha ganado en más de 200 partidos vistiendo la camiseta nacional o apoyando a sus compañeras desde el banquillo. No tiene una fórmula mágica y habla desde la experiencia que ella solo se ha dedicado a «mantener una vida sana»: «No hago nada que no hagan mis compañeras. Somos profesionales y cuidamos mucho la alimentación. Sí que intento marcar mucho los descansos. Pero son las ganas de entrenarme y la motivación lo que me mueve. De verdad, que no tengo un lugar de donde saco la energía. Simplemente no me canso del compromiso. Y sí, después de tantos partidos se nota el cansancio, pero se suple con ganas. Ahora mismo, me pueden más las ganas. No pensaba llegar hasta aquí cuando empecé. Cada día que me levanto es un sueño, ahora estoy en otro Mundial». Navarro, que se enamoró de la portería en una prueba en el colegio aunque al fútbol prefería ser delantera, impone la veteranía también en el estilo de Carlos Viver, en el cargo desde 2017, en plena reconstrucción generacional. «Cada uno tiene su estilo, pero la esencia del bloque se mantiene. Siempre hemos tenido entrenadores que sabían muchísimo de balonmano. Ahora hay un gran capitán y se han amoldado todas muy bien. Las jóvenes lo están haciendo fenomenal, aportando muchísimo. No se les puede pedir más. Es lo que más grande hace a este equipo». Lo que no cambia, por mucho que pasen los años por sus manos curtidas en miles de paradas, es una cosa: «La lucha. Eso no cambia nunca. La entrega. No nos dejamos nada hasta que suena la bocina. El compañerismo». Esa explosión de alegría compartida cuando Montenegro les dio el pase a las semifinales. ¿Se piensa en los Juegos? «Lo principal es clasificarnos en el preolímpico de marzo. Pero puestos pensar... Significa que tenemos otra oportunidad. Sobre todo por ver disfrutar a estas jugadoras. Vaya quien vaya, que disfrute de la experiencia. Porque de hacerlo bien estoy segura. Este grupo se lo merece». Mañana, Noruega (12.30h, TDP), para volver a estar en la élite.

Thu, 12 Dec 2019 01:20:17 +0100

El desconcierto ante la noticia del despido del técnico que con un 4-0 acababa de rubricar la clasificación de su equipo entre los dieciséis mejores de Europa irrumpió como un torrente al que se le abre la presa. O al menos, así lo hizo entre el aficionado que permanece ajeno a los tejemanejes por los que se rige la Società Sportiva Calcio Napoli, el juguete con el que Aurelio De Laurentiis lleva entreteniéndose desde que en 2004 se convirtiese en su máximo accionista. El Nápoles, como se conoce al equipo en España, vio ayer marchar a quien desde hace 18 meses había sido su páter, Carlo Ancelotti. Responsable fue el italiano de dar comba a un proyecto que parecía en fase terminal después de que su predecesor en el cargo, Maurizio Sarri, corriese la misma suerte al término de la temporada 2017-2018. Por suerte para los aficionados napolitanos, de la mano del técnico nacido en sus mismas tierras el club tocó techo en lo deportivo, admirado su fútbol y aplaudida su propuesta, tan atractiva para el espectador neutral como efectiva para el hincha, el único rival por la Serie A ante una Juventus intratable. Ese legado lo recogió Ancelotti, un viejo zorro en el arte de alargar la vida de proyectos exitosos. En su primer y único año completo al frente de la entidad del Sur de Italia, el ex de PSG o Chelsea repitió subcampeonato y mantuvo, por momentos, las señas de identidad qu habían hecho reconocible al Nápoles. Fue partícipe, además, de la revalorización de jugadores como Fabián, quien salió de España tierno y ahora es uno de los centrocampistas con mejor cartel de Europa. La receta de Ancelotti siguió los cauces habituales en su libreto: margen para los futbolistas, entrenamientos livianos y la paz como eje conductor del discurrir de una entidad, el Nápoles, volcánica como pocas por carácter geográfico y remate de su cabecilla. Todo fluyó durante los primeros compases, con imágenes tan icónicas como aquellas en la que se ve al preparador compartir sobremesa y cartas con De Laurentiis. La calma, por contracultural que pareciera, amenazaba con romper al Nápoles. Y en cierto modo así ha sido. No hubo refuerzos de postín en un verano que Ancelotti consideraba clave para recortar distancias con una Juventus que, lejos de conformarse con capitalizar la liga italiana, se afana en reinventarse para asaltar también Europa. La contratación de Sarri fue el último movimiento en ese sentido. Mientas tanto, San Paolo tuvo que conformarse con la llegada de Hirving Lozano, quien por más que fuese uno de los mejores jugadores de la última Eredivisie, no deja de redundar con un perfil ya cubierto por Dries Mertens. Manolas y Meret supusieron, seguramente, el mayor salto cualitativo del cuadro partenopeo. Con todo, demasiadas figuras llevan ya demasiado tiempo habitando en la lozanía de un Nápoles sin aspiraciones claras. La reticencia de De Laurentiis a rascarse el bolsillo aplacó las motivaciones de una plantilla que comenzó a acumular malos resultados, hasta el punto de verse séptima, a 17 puntos de un Inter de Milan en el polo opuesto en cuanto a planificación deportiva. El presidente, ajeno a las reglas por las que se rige el deporte profesional –los equipos son organismos vivos que evolucionan, a mejor y a peor–, creyó que lo que un día había funcionado debía seguir avanzando con el mismo brío. El empate con el Red Bull Salzburgo en la cuarta jornada de la fase de grupos de la Champions desató definitivamente la ira de De Laurentiis, que ordenó a la plantilla concentrarse de forma urgente en la comodidad de Castel Volturno. La negativa en pleno de los jugadores dejó a Ancelotti en una posición comprometida, a medio camino entre el deseo de contentar a su líder y mantener el compadreo con sus futbolistas, así que estimó que lo más oportuno era concentrarse. Él solo. No solucionó nada el cinco veces campeón de Europa. A ojos de De Laurentiis, había consentido sobremanera a los jugadores, a los que apoyaba en privado mientras seguía cediendo a las presiones del gerifalte, un afamado productor de cine. Desplazado en los momentos más tensos del conflicto, envió a su hijo como empoderado. Salió escaldado del vestuario, empujones mediante, con Allan en el ojo del huracán y multas por desobediencia por doquier. El Nápoles había saltado por los aires y a De Laurentiis le tocaba imponer su jerarquía, por encima del propio escudo como ya ha demostrado en más de una ocasión. Una vez solucionado el pase a los octavos de final tras golear al Genk con un triplete de Milik y un tanto de Mertens, el club anunció a través de sus redes sociales el despido de Ancelotti. Nueve partidos llevaba sin ganar el conjunto de la región de la Campania. Quien llega ahora es Gennaro Gattuso, un perfil drásticamente opuesto al cesado, curiosamente la pieza discordante en aquel Milan del «árbol de Navidad» –el modo en que Ancelotti denominó al 4-3-2-1 que se inventó para dar acomodo a los Pirlo, Seedorf y compañía–. Si como jugador fue un guerrero en medio de un cónclave de orfebres, la fama que se ha granjeado en su aún breve carrera como entrenador –Sion, Palermo, Creta y Milan en apenas siete años– lo sitúa en el bando de los más regios. La medicina que De Laurentiis habrá estimado oportuna para reconducir a un vestuario, a su juicio, desmadrado. Hará falta tiempo para probar si trae consigo efectos secundarios.

Es el lugar donde más tiempo pasan los futbolistas y, muchas veces, son las grandes desconocidas de los equipos. Las ciudades deportivas cumplen una labor muy importante dentro de los clubes, pues además de servir de entrenamiento para su primer equipo se encargan de cincelar a los jóvenes talentos. Quizá por eso, en los últimos tiempos muchos equipos se han lanzado a la creación de nuevos centros de entrenamiento con los que exprimir al máximo a sus jugadores. Atrás ha quedado la austeridad del pasado, donde bastaba con unos campos de hierba y unas duchas. Ahora, las ciudades deportivas cuentan con todas las facilidades y, lo más importante, suelen estar situadas lejos de la mirada de los curiosos. Repasamos, a vista de pájaro, los centros de entrenamiento de los grandes clubes de Europa.

Como se hace con una botella de un buen vino, podría parecer que Joao Félix se había reservado para la cita más importante de lo que va de temporada. Algo así como descorchar su mejor juego en vista de que lo que estaba encima de la mesa era nada más y nada menos que un billete para los octavos de la Champions. Solo faltaban las velas, las cuales tampoco habrían ido nada mal ante el duro invierno instalado en el Metropolitano. El portugués, al fin, brindó a su afición una actuación que se acerca mucho a unas expectativas que están por las nubes. A diferencia de en ocasiones anteriores, Joao Félix no tardó en hacerse notar. Cierto es que fue el último de los titulares en salir a calentar y el último en entrar al campo, pero fue de su bota de donde nació el partido. Toda una declaración de intenciones de lo que se venía. En el minuto dos ya había provocado un penalti, en el cuatro un caño suyo fue el primer «ooh» de la grada y en el quince no falló desde los once metros lo que antes sí había hecho Trippier. Suyo fue el gol que adelantó al Atlético y suyas fueron las acciones que más veces consiguieron levantar a una parroquia demasiado acostumbrada a permanecer sentada en los últimos tiempos. Joao Félix ya había destacado ante el Villarreal hace unos días, cuando intentó ver puerta hasta en una decena de ocasiones; pero, visto con perspectiva, aquello se trataba tan solo de una cata antes del homenaje. Contra el Lokomotiv no tardó en besar la red. Tales eran sus ganas que el VAR estaba revisando la jugada y él ya se había encargado de coger el balón rumbo al punto de penalti. El Atlético siguió encontrando en el siete a su mejor arma ofensiva. Su verticalidad, su conducción y su atrevimiento para disparar a puerta son un soplo de aire fresco en un equipo al que la falta de gol está penalizando como nunca antes. Cuando más voces parecían reclamarle que cogiera el testigo de Griezmann, Joao Félix supo responder. Antes de irse a los vestuarios tuvo tiempo hasta para regalar una jugada al más puro estilo Messi, llevando la pelota del centro del campo a la portería rival y definiendo tras engañar al defensa con un quiebro con su cuerpo. El de ayer supone su cuarto gol en la temporada, su segundo en la Champions. Después de perderse casi un mes de competición por una lesión, Joao Félix se reincorpora a un equipo que ha pagado su ausencia y que empieza a vislumbrar un mejor horizonte con él en el campo. En el ochenta fue sustituido, llevándose la ovación de la noche, más que merecida. Si, como se dice, el vino es poesía embotellada, Joao Félix es lo más parecido a escribir en verso que tiene este Atlético.

Wed, 11 Dec 2019 22:54:04 +0100

Finalizada esta fase de grupos de la Champions League 2019-2020, toca jugar a anticipar cuáles serán los duelos que deparen los octavos de final que se sortearán el próximo lunes. En el primer bombo, el de los líderes de grupo, estarán PSG, Bayern de Munich, Manchester City, Juventus de Turín, Liverpool, Barcelona, Red Bull Leipzig y Valencia. En el segundo, aguardan Real Madrid, Tottenham, Atalanta, Atlético de Madrid, Nápoles, Borussia Dortmund, Olympique de Lyon y Chelsea. Parece obvio que, después de varias ediciones en las que clasificar como segundo era un mal de menos peso que lo que marca la historia, en ésta volverá a jugar un papel decisivo. Valga como ejemplo el Madrid, que relegado por el PSG afronta un sorteo en el que le tocará uno entre Bayern, City, Juventus, Liverpool o Leipzig. Lo mismo para el Atlético, pero con el PSG donde la Juventus. Más amable parece el futuro para el Barça, que estará contento si evita encontrarse con los ingleses, Tottenham y Chelsea. Al Valencia no le puede caer el Chelsea, pero sí el Dortmund. El Nápoles, desde este miércoles con Gattuso al frente, es una incógnita.

Ahora que ya están definidos los clasificados para los octavos de final de la Champions League 2019-2020, lo que queda es saber quién jugará contra quién. Para ello, las miradas se posan sobre el sorteo que tendrá lugar en Nyon el próximo lunes 16 de noviembre, a las 12 horas. Como viene siendo habitual, los equipos de un mismo país no podrán enfrentarse entre sí. Tampoco los que hayan compartido grupo en la fase preliminar. Los partidos de ida se disputarán los días 18, 19, 25 y 26 de febrero. Los de vuelta quedarán para el 10, 11, 17 y 18 de marzo. Todos serán a las 21 horas. Una vez se conozcan los cruces, quedará por ver qué día se disputa cada duelo. Los partidos de ida están programados para los días 18, 19, 25 y 26 de febrero mientras que los partidos de vuelta se disputarán los días 10, 11, 17 y 18 de marzo.

Durante tres días la playa tarifeña de Valdevaqueros recibirá la cuarta y última prueba del circuito donde participarán los mejores regatistas de kitefoil a nivel nacional e internacional, destacando los equipos nacionales de Polonia, Reino Unido, USA, Italia o Francia entre otros. En un 2019 que va llegando a su fin, Tarifa pondrá el broche de oro a la alta competición con la celebración de las Formula Kite Spain Series, tras visitar Mallorca, Castellón y el Pantano de Alarcón, coronando al campeón del circuito. Con una participación récord, superando muy probablemente las 35 embarcaciones, las Formula Kite Spain Series Tarifa 2019 se convertirá en la regata de kitefoil más importante del panorama nacional celebrada en España, tanto por el número de participantes como por el espectacular nivel de todos ellos sumándose un buen número de campeonatos nacionales y de Europa. Diversos son los nombres propios que ya destacan entre los participantes en esta gran final. Alejandro Climent, gran favorito de la victoria general tiene que remachar en Tarifa su gran actuación ofrecida durante el 2019 ocupando lo más alto del podio en aguas del Club Náutico Arenal (Mallorca) y del Club Kitesurf Centro en Valverde del Júcar (Pantano de Alarcón). También tiene un foco de atención especial la regatista Gisela Pulido, ampliamente conocida en otras modalidades de kiteboarding y que ahora afronta el reto de regatear en kitefoil para conseguir el sueño olímpico. Entre la numerosa flota internacional, el francés Axel Mazella será el gran rival a batir. Actual campeón de Europa visita por primera vez las Formula Kite Spain Series con la clara intención de alzarse con el título parcial de Tarifa y seguir demostrando su enorme potencial. Desde el Ayuntamiento de Tarifa, la edil de Turismo, Lucía Trujillo, resalta la importancia de que “todos los circuitos, sean nacionales o internacionales de kiteboarding, en sus diferentes modalidades, ya sea strapless, freestyle o race, quieren tener en Tarifa una de sus pruebas reina, para cerrar el circuito o como ecuador. Este fin de semana de diciembre Tarifa, una vez más, será el epicentro del kite y desde la administración tenemos que seguir apoyando estos eventos para que Tarifa siga albergando pruebas de los diferentes circuitos nacionales e internacionales”. Sergio W. Smit, director de las Formula Kite Spain Series ha comentado "Después de tener que aplazar la prueba en septiembre debido al fuerte viento de levante, estamos muy contentos de la acogida que ha tenido la prueba ahora en diciembre. Que sea la primera regata de Formula Kite que se hace en Tarifa y contar con elenco de regatistas nacionales e internacionales es un éxito ya de partida. Estamos seguros que viviremos unas grandes jornadas de competición en Valdevaqueros”. Las Formula Kite Spain Series más sostenibles Las Formula Kite Spain Series en su compromiso por el respeto al medioambiente colaborará con el Parque Natural del Estrecho y la Fundación Water Sports Plastic Free con dos acciones muy interesantes. La primera el próximo viernes a las 15:00 horas donde se dará una charla titulada "El kite y el parque natural del Estrecho" dedicada a informar a todos los deportistas de kitesurf y windsurf de la importancia del parque natural, como protegerlo y de esta forma mejorar el equilibrio entre el entorno natural y los deportes de agua. La segunda acción será el domingo a las 09:30 horas donde se realizará una limpieza de la playa de Valdevaqueros a la cual se invita a toda la ciudadanía de Tarifa a participar en ella.

Pocas conclusiones permite el partido y ninguna más grande que la del titular: a Vinicius se le ha despertado el olfato. Zidane alineaba a los jóvenes y sacaba del limbo a Odriozola y Jovic. Extrañaba, sobre todo, que jugara Casemiro, que lo juega todo. En un mundo mejor constituido, la preocupación actual del madridismo no debería ser el Tsunami Democrático (asunto delirante y clamoroso), sino el debate sobre el mercado de invierno y la necesidad de un repuesto para el mediocentro. Al no haber motivación y ser un once nuevo, de estilo copero, el juego era deslavazado, poco tramado, improvisado , nada automático. Mucho toque, excesivo toque y pocas ocasiones. Hubo una cada veinte minutos: un buen tiro de Jovic, de zurda, en un contragolpe, y una llegada de Isco con bastante clase, más llamativa por contraste con el juego belga. En ataque había poco trama y en defensa un poco lo mismo: Casemiro parecía un monitor llamando a los niños, convocándolos al orden a su alrededor. El Brujas dejaba al principio algún recuerdo de su velocidad, de la que hubo buenos ejemplos en el partido del Bernabéu, y luego incluso llegó a crear peligro. Alguna llegada de Dennis y, sobre todo, el tiro de Tau a la altura del minuto diez, detenido con gran reflejo de Areola. Pasado un cuarto de hora, estaba claro que el partido tendría la altura, profundidad, carácter o forma que quisiera el Brujas, porque el Madrid estaba más materialmente que en espíritu, no estaba del todo. Iba a ser, por tanto, un partido belga, de fútbol belga. Incluso por momentos el Brujas dominó la pelota, replegándose el Madrid heréticamente. Las sensación era que Isco cambiaba el partido, que cuando él la tenía había un salto de calidad, un cambio a lo sedoso, a otra relación con la pelota, a fútbol de otra latitud. Pero Isco tampoco participaba todo lo que debía. Fluctuaba, un poco volátil, entre ser cola de un 4-3-3 o cabeza de un 4-2-3-1. El resultado era sencillamente evocador, un fútbol perfumado con algún detalle como para asegurar, por contraste, la naturaleza puramente circunstancial, vulgar y belga del fútbol que se jugaba. Se fue acercando el partido al descanso sin dueño, sin orden, sin pauta, como esos partidos que se ven en los campos los fines de semana. Una pelota loca y gentes corriendo de un lado para otra. ¿Era eso Champions? Ya no. ¿Era eso fútbol? No se puede negar, pero de una cualidad muy discutible. Nadie destacaba mucho, nadie fallaba demasiado. ¡Ni criticar se podía! La segunda parte comenzó igual. Intenso tedio. Ojo que el tedio es un poco belga. El poeta del spleen, Baudelaire, pasó mucho tiempo en Bélgica. Lo que decía de ese país (la Canada de Francia) no es muy reproducible, pero Baudelaire al menos no tuvo que ver esto, ¡no tuvo que ver al Brujas! Una jugada preciosa del Madrid sacó al partido del sopor: pase al espacio de Modric, carrera con pase de Odriozola y un chut zurdo, intencionado, medio exterior y de volea de Rodrygo para el 0-1. Pero el Brujas devolvió el gol inmediatamente con un robo rápido (mal Militao) que Vanaken, con clase, aprovechó. El partido salió de ese intercambio de goles más embravecido; el Madrid, al menos, estaba más mandón y dispuesto. Y ahí, en esa subida de ritmo, sobrevino quizás lo más importante de la noche. En un barullo en el área, el balón le cayó a Vinicius y lejos de dejarse dominar por la ansiedad, decidió llevarlo a un extremo de la portería con un delicado toque. No solo era un gol de Vinicius, era un gol de Vinicius descubriendo cosas como la sutileza, la serenidad y relatividad de las áreas, la intención el ángulo y el rinconcito del gol. Hecho clave. Hito personal. ¿No era ésta la primera demostración de olfato goleador real en Vinicius? Era la primera vez en que la portería no se le hacía pequeña sino grande, o al menos de su medida justa. La miró por primera vez de tú a tú, con madurez viril y propiedad. Le faltó al Madrid que se sumara Jovic, puntual como siempre, pero sin marcar. No estuvo mal y fue sustituido por Benzema. Con él en la Alta Magistratura del ataque, y reintegrado Valverde, el Madrid defendió sin problemas el resultado y hasta marcó al final con un gran gol de Modric. La segunda parte había sido buena, seria y cumplidora y el Madrid hizo su trabajo. Tres puntos, unos milloncejos y minutos para los suplentes... y para Casemiro, que lo sigue jugando todo. Pilotito rojo que el Madrid lleva encendido toda lo temporada.

Wed, 11 Dec 2019 20:11:47 +0100

El cosquilleo amenazante que transpiraba el universo colchonero se resolvió sin dramas. El Atlético alcanzó la clasificación para los octavos de final de la Champions sin suspense ni angustia, en una solvente sesión de buen fútbol coronada por los goles de Joao Félix y Felipe. El método Simeone sigue vigente a este lado de la ciudad. Algo parecido a un escalofrío cruzó el Wanda de norte a sur y de este a oeste cuando Konchenkov, el portero ruso del Lokomotiv, alargó la mano en la estirada a media altura, el balón rebotó en el poste y salió despedido hacia un lateral sin que Trippier, el enésimo lanzador de penaltis del Atlético, tuviese opción de rechace al violento derechazo que había aplicado en busca de una traza definitiva. Era el primer minuto, el Atlético había hilvanado una jugada estupenda, de Morata en pase profundo a Joao Félix y el derribo de éste al anticiparse al cancerbero. En ese chut del inglés, que no tenía mal porte, se vislumbró parte de la vida del Atlético, su maleficio histórico con los penaltis, su tendencia al innecesario padecimiento, su propensión a la fatalidad o la aflicción. En la grada se gestionó el momento con un resoplido agobiante, como si la noche estuviese predestinada a las emociones fuertes. Lo era. Catorce minutos después, previa revisión del VAR, el árbitro volvió a pitar penalti por mano de un ruso. En el camino arbitral a la consulta en la banda, Joao Félix ya había cogido la pelota y se había dirigido a los once metros. El joven talento portugués añadió más suspense a la escena. La clasificación, en su bota. Otro lanzador. El peso de su cuantioso fichaje. Demasiadas confluencias. Joao amagó al portero, esperó y la pegó contundente, rasa y pegada al palo. Prueba superada para el jugador con más inventiva en el campo. El gol alivió al Wanda, recompuso al equipo, premió la apuesta decidida del equipo y espoleó al Cholo Simeone, insistente desde el banquillo en impulsar a sus jugadores hacia adelante. Se vio la ambición en los pequeños detalles: la premura en sacar cada balón parado, el apremio a los recogepelotas por devolverla rápido, la intención por acorralar al adversario. En ese empuje vitoreado por la grada se disimularon ciertos detalles: la negación de Correa en otra noche insulsa, la ansiedad de Morata (marcó y le fue anulado el gol por fuera de juego), el exceso de conservadurismo de Koke al jugar casi siempre para atrás y algún que otro apunte de menor enjundia. El Atlético jugó bien en la primera parte, intenso, profundo y guiado por un futbolista que arriesga, Thomas. El africano asume galones, activa a los demás y propone alternativas muy variadas, lejos de la previsible secuencia de algunos de sus compañeros. Con la elocuencia de Thomas y el paso adelante de Joao Félix, más participativo que otras veces, el Atlético generó tantas ocasiones en el primer tiempo que el 1-0 se hizo escaso a sus méritos. El Lokomotiv nada dijo en el recinto madrileño. La voluntad atacante del Atlético no se rebajó, como otras veces, a la especulación, el tacticismo y el dejar hacer al reloj. Buscó más goles en comunión total con una hinchada que lo agradeció con constantes gestos de aprobación. En un deporte pasional y a veces irracional, el resultado no es lo único que cuenta. La gente también aprecia las intenciones. El Atlético quiso y pudo. Felipe coronó su sensacional noche con un buen remate a centro de Koke. Hizo una reverencia a la parroquia, festejó el gol de la sentencia con calma y se reafirmó. El central ha conquistado su lugar y seguramente ha desplazado a Savic como titular. No se complica la vida, es recio en el corte, domina el juego aéreo y ha fortalecido su confianza. Magnífico. Con el 2-0 y el Lokomotiv dedicado a la vida contemplativa, los colchoneros estimaron la conveniencia de satisfacerse por los goles perdidos. Joao lo buscó de todas las maneras, siempre diferente y original su fútbol. También Morata, perseverante. La grada despidió a Koke con profusión de aplausos restañando heridas y pitó levemente a Lemar, que mostró su aspecto de transferible en una noche de felicidad atlética.

Wed, 11 Dec 2019 20:11:28 +0100